domingo, 1 de agosto de 2010

La silla de Marina

Mi cuñada se quejaba el otro día de que mi sobrina no quiere hacer deberes porque hace calor. Así que me pidió un par de telas para hacerle algo para la silla, para que no le diera calor en el culete y aguantara un rato más.
Así que ella misma eligió las telas y mientras charlábamos y merendábamos, me puse manos a la obra y éste fue el resultado, un cojín planito.
Se lo llevó "puesto" y está encantada. Lo que no sé es si mi sobrina le dedica ya más tiempo a leer y esas cositas... aunque la verdad, en verano no apetece, por muy mona que te tuneen la silla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada